• Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

© 2017 by Silvina Lopaczek. Proudly created with Wix.com

VIVIENDA

“1-La casa nunca más se entenderá como objeto, sino que será sujeto, a todos los efectos.
2-La casa se construye a sí misma, no se para en detalles.
3-La casa podrá cambiar de forma, por lo que ésta no es importante en absoluto.
4-La casa no tiene acabados, cada material se trabaja hasta el agotamiento, siendo las juntas expresiones de sus límites.
5-Cada casa será diferente de las demás, aunque pueda construirse estandarizadamente.
6-La casa puede cambiar de uso con facilidad, por lo que puede ser muchas o una sola.
7-La casa, a partir de ahora, incorporará piezas que jamás antes se habían usado.
8-La casa es sinergética, podrá desaparecer por completo o clavarse en el sitio de manera brutal, pero nunca pasivamente.
9-La casa se inserta en una red superior, inmaterial, que la liga más a la tierra que a sus propios cimientos. Está abierta y penetrada por la red.
10-La casa sigue siendo lugar para los hallazgos de la arquitectura. hallazgos de geógrafos, no de arqueólogos.”

F. P.

En un marco proclive al estándar el tema de la vivienda sigue constituyendo un campo fuertemente exclerótico caracterizado por el convencionalismo y la repetición de arquetipos y patrones basados en un ambiguo "neolenguaje" pseudofuncional y ecléctico a la vez. 
Durante buena parte de las dos pasadas décadas, éste ha sido el principal objetivo del urbanismo residencial oficial.
Hoy, no obstante, cabe entender a la vivienda como un lugar más próximo al deseo y la versatilidad, a la calidad de vida y la sugestiva fantasía del ocio, del bienestar y del conocimiento que a la habitual serenidad o previsibilidad de un espacio concebido tan sólo como mera necesidad.